Concurso de Acreedores y Crisis Empresarial

Penalistas

Un abogado en materia concursal es el profesional adecuado para asesorarle con este trámite. Recuerda que el futuro de su empresa está en juego, por lo que debe tener a su lado un abogado capacitado y experto en la materia. Además, la confianza es fundamental porque le abres la puerta a tus secretos empresariales más profundos. Nuestros profesionales le ofrecen toda la información necesaria, personalizada a sus preferencias y necesidades, con una garantía absoluta de confidencialidad.

Somos especialistas en controlar los diferentes pasos del proceso según intereses de nuestros clientes, conseguir importantes quitas de deudas, extender plazos de pagos y obtener los mejores beneficios para la empresa.

Asimismo, tenemos una relación directa con los administradores concursales, lo que nos permite ofrecer soluciones realistas a los deudores.

El concurso de acreedores concede a las empresas una herramienta que puede ser definitiva, para no presentar la quiebra definitiva. Si tu compañía no dispone de la liquidez para hacer frente a todas las deudas o visualizas que la insolvencia es inminente, el concurso de acreedores puede ser tu solución inmediata e incluso la salvación de tu situación. Como empresario ganas tiempo para regularizar tu situación y los acreedores obtienen un trato igualitario en el cobro de sus créditos.

Se trata de un procedimiento judicial por el cual una empresa insolvente o con insolvencia inminente intenta una reestructuración de su deuda. Una vez ingresada la solicitud en los tribunales de orden mercantil, se paralizan las acciones de cobranza y se intentan nuevos convenios.

Los acreedores pueden aceptar propuestas de quita de deuda o alargamiento de plazos. Si hay negativa, se procede a la liquidación de los bienes y pago de las deudas según prioridad de la ley. El objetivo es satisfacer a múltiples acreedores con un tratamiento igualitario y evitar que solo cobren los primeros que iniciaron acciones.

La solicitud de concurso es también una obligación, ya que la norma establece sanciones para los empresarios que no cumplieron con los plazos para su solicitud. Algunos directivos se resisten a utilizar este recurso porque consideran que pone en riesgo la imagen de la compañía. Hay una concepción errónea por la cual se relaciona de forma directa el concurso con la liquidación o quiebra empresarial.

Por otra parte, los acreedores o socios en desacuerdo con la política gerencial también tienen la facultad para realizar la presentación en tribunales. La petición debe ir acompañada de las pruebas necesarias para argumentar la necesidad concursal. Embargos, facturas impagas, convenios vencidos, incumplimiento con la Seguridad Social, etc., son parte fundamental en el concurso necesario.

Contacte con un profesional especialista en concursos de acreedores